Mandalas

Los mandalas son dibujos geométricos que representan una perspectiva espiritual que se puede desarrollar de diferentes modos en función de la creencia o religión, ya que son habituales tanto en el budismo como en el hinduismo entre otras religiones.

Mandalas para colorear

En nuestra web puedes encontrar diferentes tipos de mandalas para imprimir y colorear. Accede desde aquí a algunas de las mejores imágenes de mandalas:

Últimos mandalas añadidos:

mandalas de lunas para imprimir mandala para imprimir gratis mandalas infantiles gratis mandala difícil para pintar

Mejores mandalas para imprimir gratis:

mandalas faciles gratis mandalas de esquina mandala dificil mandala para colorear
dibujos de mandalas para niños patrones para colorear mandala de elefantes para niños mandala difícil 5

Libro de mandalas gratis

Si te gusta pintar mandalas, puedes descargar nuestro libro de mandalas gratis en PDF. Consíguelo aquí.

libro de mandalas gratis en pdf

Se trata de una palabra de origen sánscrito que en castellano se representa como mandala o mándala, siendo ambas formas correctas, y cuyo significado es “Círculo sagrado”.

Esta representación se encuentra en el interior de un formato cuadrangular, ofreciendo variedades de perspectivas más o menos lineales o figurativas.

De esta manera, podemos encontrar mandalas muy geométricos y sin representaciones de dioses o elementos relacionados con el cosmos, incluyendo tanto el macrocosmos como el microcosmos, de la misma forma que hay otras versiones en las que las representaciones figurativas están muy representadas.

Cabe destacar que, en la actualidad, los mandalas predominantes son los hinduistas, ya que se trata de dibujos más lineales y se prestan de una forma más efectiva a su coloreado, además de que se adaptan sin ningún tipo de problema a cualquier creencia o ideología religiosa, enfocándose sobre todo en los beneficios que aportan a nivel psicológico.

Los mandalas son un tipo de representación gráfica que tiene un alto contenido espiritual, formando parte de rituales en creencias como el hinduismo y el budismo, mientras que en la actualidad se ha conseguido imponer como un elemento útil para motivar la relajación mediante su pintado, observación o dibujado, pudiendo acceder a numerosos de estos dibujos que se adaptan a todos los niveles y edades, puesto que no requieren de conocimientos previos, sino que cada persona que decida sacar partido a este recurso, realizará un trabajo en base a su imaginación y por supuesto también a sus gustos.

Para qué sirven los mandalas

Originariamente, los mandalas han sido dibujos que han pretendido expresar o representar ideologías y elementos espirituales, formando parte de diversos rituales y por supuesto también como elementos decorativos muy frecuentes en hogares, comercios, lugares de trabajo, oficinas, espacios públicos, etc. de algunos países tanto de oriente como de occidente.

Sin embargo, en el occidente actual ha adquirido una representación quizás menos espiritual pero más trascendente en relación con sus beneficios a nivel psicológico, ya que distintos estudios han demostrado que pintar mandalas tiene efectos muy positivos a la hora de regular los niveles de ansiedad y estabilizar o reducir los niveles de estrés.

Precisamente, en occidente el estrés y la ansiedad son dos de los problemas más habituales en un alto porcentaje de la sociedad, y se presentan de igual manera tanto en hombres como en mujeres así como a lo largo de todas las edades. Es por ello que este recurso es cada vez más utilizado e incluso recomendado por profesionales de la salud.

Además, también tiene otros usos interesantes como son ayudar a relajarnos, ser personas más pacientes, aumentan nuestra serenidad, nos sentiremos más tranquilos, mejoran el desarrollo de nuestra creatividad, se utilizan como base para la meditación, buscan alcanzar bendiciones, intentan atraer la paz, o lograr una perfecta armonía en el entorno, y en general, aportan grandes beneficios como los que vamos a descubrir en el apartado de ventajas y beneficios de los mandalas.

Pintar mandalas como técnica antiestrés

Cabe destacar que en la actualidad, los mandalas han adquirido una gran representatividad a lo largo de todo occidente, de manera que si bien es cierto que no mantiene el concepto religioso que puede seguir conservando en oriente, gracias a los grandes beneficios que aporta, se ha introducido fuertemente para lograr beneficios a nivel de equilibrio emocional y psicológico, ya sea a modo preventivo para evitar el estrés y la ansiedad, o incluso curativo dados los grandes beneficios que aporta tal y como se ha podido observar en estudios como es el caso del realizado por Nancy A. Curry y Tim Kaser en el año 2005, donde se pudo observar el efecto positivo sobre la ansiedad y el estrés que tenía la realización de mandalas en la arena.

Actualmente, lo más habitual es optar por pintar mandalas que ya vienen dibujados y, por tanto, no requieren de conocimientos relacionados con la geometría, con lo cual podemos crear las combinaciones que estimemos más adecuadas buscando siempre mantener un orden y una armonía o equilibrio adecuados en cada dibujo.

Beneficios de observar, dibujar y pintar mandalas

Tanto la observación como el dibujado y pintado de mandalas aportan una serie de beneficios que vamos a destacar:

  • Concentración: aprender a concentrarnos es muy importante para nuestro día a día, ya sea para estudiar, trabajar o incluso disfrutar de nuestros ratos de ocio. A través de la meditación y la realización de actividades como los mandalas, logramos desarrollar nuestra capacidad de concentración, para lo cual deberemos practicar con frecuencia.
  • Creatividad: no hay duda alguna de que todo este tipo de trabajos van a aportar un beneficio destacado en relación con la creatividad. Cuando pintamos, dibujamos o incluso observamos mandalas, nos planteamos colores y formas, pero a la vez también desarrollamos nuevas combinaciones y contrastes, dando lugar a creaciones únicas y totalmente exclusivas. Esto va a beneficiar a nuestro propio potencial, logrando un desarrollo efectivo que se traducirá en grandes ventajas para cualquier tipo de arte que queramos llevar a cabo, e incluso también para nuestro equilibrio emocional y capacidad a la hora de relacionar todos los elementos interconectados entre nosotros y el medio.
  • Desarrollo: el desarrollo es uno de los principales objetivos de la realización de este tipo de dibujos, es decir, vamos a dar lugar a un aumento de nuestra capacidad para meditar, lo cual es el camino para el autoconocimiento. A la vez, vamos a lograr desarrollar algunos aspectos propios que serán los que realmente formarán nuestra personalidad real, dejando de lado los constructos sociales y las influencias negativas que llegan desde el exterior.
  • Diversión: la diversión es otro de los grandes beneficios que nos va a aportar la realización de mandalas. Cabe destacar que vivimos en una sociedad en la que tenemos muchas responsabilidades, obligaciones y, en definitiva, nos vemos en la necesidad de superar todo tipo de retos y problemas. La diversión es precisamente lo que nos ayuda a abstraernos, a movernos a un lugar diferente donde todo lo negativo desaparece, e indagar en un entorno totalmente nuevo a través del cual vamos a poder estimular todos los elementos positivos que hay en nuestro interior, incluyendo desde la memoria hasta la creatividad, desarrollando en definitiva la felicidad personal y una mayor capacidad para poder interactuar y conocer nuestro entorno.
  • Equilibrio: lograr un perfecto equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu es posible, pero para ello hay que llevar a cabo un proceso adecuado, lo cual requiere práctica y sobre todo una perfecta estabilidad emocional. A través de los colores, vamos a poder obtener un equilibrio efectivo, con lo cual este efecto positivo se obtendrá sobre todo con la observación y la pintura.
  • Espiritual: las creencias religiosas y creencias espirituales son algo muy personal, y es que vivimos en sociedades o culturas que efectivamente nos empujan a creer en unas u otras. Lo cierto es que en nuestro interior tenemos una creencia propia y mucho más real con respecto a nuestra naturaleza, pero para poder alcanzarla debemos lograr un buen desarrollo personal. Esto nos permitirá poder crear una idea diferente acerca de nuestro mundo espiritual, relacionarla y utilizarla de forma efectiva para poder alcanzar la felicidad. El objetivo será el poder escucharte a ti mismo y a tus realidades ocultas.
  • Expresión: la expresión es un elemento esencial en la vida de toda persona, y de hecho, el arte se ha utilizado siempre como una de las vías de escape más efectivas tanto para expresarnos como para dar a conocer nuestros sentimientos, ideas, opiniones, sensaciones, etc. Por esa razón, este tipo de dibujo geométrico también va a desarrollar esta cualidad en nosotros, ofreciéndonos un medio muy efectivo para poder sacar a la luz todo aquello que hay en nuestro interior, relacionarlo con el entorno y a la vez poder aprender a conocernos mejor a nosotros mismos.
  • Felicidad: la felicidad tan sólo se alcanza a través del autoconocimiento y la meditación, de manera que los mandalas pueden ser ese elemento clave que necesitamos para poder llegar a ello de un modo mucho más efectivo y con unas raíces más sólidas.
  • Meditación: la meditación es esencial si queremos conseguir un buen equilibrio no sólo entre mente y cuerpo, sino también con todo aquello que nos rodea e incluso con el universo. Pero para lograr un efecto positivo, es muy importante que llevemos a cabo esta práctica bien relajados y tranquilos, de manera que, antes de someternos a una sesión de meditación, es interesante llevar a cabo algún tipo de actividad como es el caso de dibujar mandalas, ya que nos aportará grandes beneficios y mejorará mucho los resultados.
  • Paz: los elementos negativos tanto externos como internos que nos bombardean cada día, hacen que nuestra vida sea negativa y llena de malos momentos, estrés, ansiedad e incluso depresiones. Conseguir alcanzar la paz es esencial para poder ser feliz, y esto requiere que aprendamos a meditar, nos relajemos y conozcamos el camino para poder abstraernos de esas realidades ficticias y sociales que nos rodean.
  • Positividad: cuando logramos abstraernos de la sociedad y de los constructos que nos rodean, los problemas y la constante autoexigencia y crítica, es cuando conseguimos alcanzar la positividad.
    Relajación: los efectos positivos en materia de relajación han sido demostrados ampliamente por diferentes estudios. Esta sensación la podemos obtener sobre todo al pintar y observar, pero también se va a desarrollar si optamos por dibujar en especial sobre arena fina y coloreada, aunque para ello hay que aprender un poco más y tener algo más de paciencia, pero a cambio el efecto es sorprendente.
  • Serenidad: conseguir una buena serenidad es esencial para estar bien con nosotros mismos y con nuestro entorno, pudiendo así hacer frente a los problemas de un modo más eficiente.
  • Talento: todos nacemos con algún talento, pero vivimos en una sociedad que está excesivamente dirigida de antemano, lo que hace que habitualmente no consigamos desarrollarlo, e incluso podamos pasar toda nuestra vida sin llegar a descubrirlo. Precisamente, este tipo de trabajos que nos dan tranquilidad, nos ayudan a relajarnos y a la vez fomentan esta creatividad, son esenciales para poder, por una parte, encontrar nuestros talentos, y por otra, dar lugar a ese desarrollo que nos aportará muchos beneficios a nivel psicológico a lo largo de toda nuestra vida.
  • Tranquilidad: a través de los mandalas vamos a tener la posibilidad de disfrutar de un rato de ocio tranquilo, desenfadado y totalmente liberado, permitiéndonos trasladar nuestra mente a un mundo distinto, eliminando el estrés y la ansiedad que son tan habituales en la sociedad actual.

Tipos de mandalas

Desde la perspectiva histórica y cultural, podemos encontrar un total de siete tipos de mandalas según su lugar o cultura de origen:

  • Aborígenes: se trata de mandalas pintados por los aborígenes australianos, y tienen como principal objetivo el poder comprender el significado de los sueños. Se utiliza la geometría pero también abunda el dibujo a mano alzada. Es un tipo de dibujo que tiene un mayor componente natural que la mayoría del resto de tipos.
  • Aztecas: para los aztecas, los mandalas representaban fundamentalmente el paso del tiempo y el modo en que éste se relaciona tanto con nuestra persona como con el universo. En ellos destacan las figuras geométricas como el cuadrado, el círculo, el triángulo y el laberinto. Utilizaban los colores para añadir los sentimientos al dibujo.
  • Budistas: son una base esencial dentro del ritual religioso, de manera que los monjes han creado todo tipo de figuras generalmente utilizando granos de arena coloreados. Tienen un gran simbolismo y con frecuencia se utilizan representaciones de figuras sagradas para esta cultura. Una tradición interesante de los mandalas de arena budistas es que, una vez finalizados y sometidos a proceso de santificación, la mitad de esta arena se distribuye entre las personas presentes, y la otra mitad se vierte en el río para que llegue a las personas ausentes.
  • Celtas: se trata de una de las civilizaciones que más utilizó los mandalas históricamente, mezclando tanto la religión como otras creencias que incluyen hadas y duendes. Habitualmente se tallaban sobre la piedra y algunos de los elementos más destacados eran la cruz celta y la serpiente.
  • Cristianos: desde los orígenes del cristianismo, la religión ha utilizado los mandalas, y de hecho todavía está presente en numerosas construcciones religiosas como pueden ser las iglesias o las catedrales. Durante la etapa gótica aumentó su representatividad en las edificaciones. Una de las figuras más habituales es el pez, el cual representa el alimento que sacia al planeta.
  • Hindúes: esta cultura utilizaba la geometría de las figuras lineales como elementos más habituales en estos dibujos. Intentaban relacionar al hombre con los dioses, buscando la purificación del alma.
  • Contemporáneos: finalmente tenemos los contemporáneos, es decir, los que se utilizan en la actualidad. Permite la utilización de todo tipo de materiales, aunque son más frecuentes sobre el papel y destacan por sus formas geométricas, eliminando el factor religioso en la mayor parte de casos. Lo habitual es que ya se encuentren dibujados y el usuario tan sólo se dedique a pintarlos.

Tipos de mandalas según su forma

También existe una clasificación en base a las formas geométricas que podemos utilizar u observar en el mandala, en cuyo caso tendríamos:

  • Círculo: representa el movimiento, la perfección, la eternidad y el cambio.
    Corazón: es un elemento geométrico que expresa amor y energía así como sentimientos positivos entre personas como la amistad y la unión.
  • Cruz: representa los lados opuestos como puede ser la tierra y el cielo, la vida y la muerte, consciencia e inconsciencia, etc. Ayuda a tomar decisiones.
  • Cuadrado: representa el equilibrio, la energía, el entusiasmo y la estabilidad además de la constancia.
  • Espiral: permite obtener energía curativa.
  • Estrella: es una figura geométrica que representa la imaginación, la salvación, libertad y espiritualidad.
  • Hexágono: la exteriorización y liberación de emociones negativas como el comportamiento impulsivo o la agresividad.
  • Laberinto: representa la búsqueda del interior de las personas.
  • Mariposa: es lo que marca la evolución de nuestra alma, dando lugar a la renovación y al cambio.
  • Pentágono: representa el agua, fuego, tierra, madera y metal, y la relación de estos considerados como cinco elementos de la naturaleza con el cuerpo humano.
  • Rectángulo: indica prosperidad, enriquecimiento y estabilidad.
  • Triángulo: intentar representar la parte inconsciente y el modo en que las cosas se transforman.

En definitiva, los mandalas se convierten en un recurso necesario para poder alcanzar esa conexión intensa entre nuestro interior, nuestras ideas y personalidad formadas a partir de la sociedad o cultura en la que vivimos, el entorno, el lado espiritual y el universo.

Historia y origen de los mandalas

Es complicado poder datar históricamente el origen de los mandalas, pero se sabe que ya durante la época egipcia eran muy utilizados como elemento de energía y para conseguir desarrollar una meditación más profunda y trascendental.

Este tipo de representaciones, poco a poco iría adquiriendo una gran relevancia en esta y otras culturas, de manera que cada vez era más frecuente su colocación en los hogares con el objetivo de convertir la energía negativa en positiva para mejorar la armonía dentro del hogar. De igual manera, también se consideraba que tenía una gran capacidad de atracción para la energía, con lo cual, su uso generalizado comenzó a extenderse a prácticamente cualquier tipo de edificación e incluso en distintas localizaciones.

Sin embargo, el auge más representativo de esta técnica de representación tuvo lugar en China donde, aún a día de hoy, sigue utilizándose y es fácil poder encontrar este tipo de elementos en prácticamente todos los rincones. En este caso, además de considerar que atraía la energía positiva, también se consideraba que era un elemento muy eficaz para mejorar la salud y atraer la abundancia y la prosperidad.

Posteriormente se extendió hasta América, donde los indígenas creaban todo tipo de bordados donde se representaba sobre todo la figura de animales.

De hecho, era habitual utilizar elementos naturales y relacionados con los animales como por ejemplo las plumas, logrando un toque diferente y creando una nueva evolución del concepto de mandala que a día de hoy sigue formando parte de la tradición de algunas culturas del continente.

Mandalas en la actualidad

Poco a poco y sin que existan evidencias del momento en el que ocurrió, la representación gráfica se fue generalizando en prácticamente todas las culturas a nivel mundial, ya que hemos podido encontrar estos dibujos incluso en los países nórdicos, aunque evidentemente, en cada caso se llevaba a cabo un desarrollo individual y más enfocado en las culturas particulares que lo utilizaban.

Actualmente, además de formar parte de la cultura de algunos países, los mandalas se han desarrollado sobre todo como recursos espirituales y de meditación en religiones como el hinduismo, el janaismo, el tantrismo, el lamaísmo y el budismo, las cuales son consideradas como los principales orígenes de esta técnica.